jueves, 28 de abril de 2016

HOMILIA PARA EL DOMINGO 6 DE PASCUA. C

Que no se pierda mi Mensaje. Es el primer deseo de Jesús. Que no se olvide su Buena Noticia de Dios. Que sus seguidores mantengan siempre vivo el recuerdo del proyecto humanizador del Padre.

“El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él”).

Ellos no están de visita por unos minutos; no están de vacaciones por unas semanas. No, nosotros somos su hogar permanente, y para siempre.

Dios Padre y su Hijo Jesús tienen su morada eterna en nosotros, nos han amado, nos aman y nos amarán para siempre.

Así, podemos atrevernos a decir, con plena confianza: “No soy fiel, pero creo en Dios”. “No soy humilde, ni caritativo, ni bueno, ni santo, ni sincero, ni casto, ni cariñoso, ni servicial, ni pacífico, ni…, PERO CREO EN DIOS y Él me ama”.

 

http://argeliodominguez.es/

miércoles, 20 de abril de 2016

HOMILIA DEL DOMINGO 5 DE PASCUA. CICLO C

La historia de cada uno y de la Iglesia, como también de la sociedad en la que vivimos, puede no ser demasiado consoladora en estos momentos.

A muchos, por ejemplo, les produce dolor contemplar la falta de fe en la sociedad actual. Otros tienen problemas en la familia o en su propia vida. Sea cual sea nuestra situación, la Pascua nos invita a hacer un ejercicio de visión positiva de la historia y de las personas.

Pascua es un acto de fe en que sí es posible ese cielo nuevo y esa tierra nueva: porque el Señor ha resucitado, y su Espíritu actúa, y, por poco que le dejemos, quiere ir cambiando las cosas. No es un simple deseo de que las cosas vayan bien, sino la esperanza en que Dios cumplirá sus promesas.

Un voto de confianza a Dios. Un voto de confianza a la sociedad y a la Iglesia. Hay muchas fuerzas escondidas, medio dormidas, en las personas y en la comunidad, que sí pueden despertar y mejorar nuestra historia.

Claro que hay dificultades. Somos conscientes de ello. Pero a pesar de todo, seguimos creyendo en la fuerza del Señor.

 

http://argeliodominguez.es/

viernes, 15 de abril de 2016

DOMINGO 4 DE PASCUA. C

El Evangelio es muy corto, pero habla claramente de la ternura y el cuidado que tiene Jesús para su gente. Dice que su rebaño es el regalo de su Padre y que Él lo va a cuidar con mucho cariño, como cuando a nosotros nos encomiendan un regalo o una tarea.

Por tanto, es un Evangelio que nos da confianza. Que Dios nos va a cuidar durante toda la vida. Y eso nos trae cosuelo y paz. Especialmente en momentos difíciles. Es bueno estar seguro de esto: “Aunque camine por barrancos oscuros… nada temo”.

Encontramos también otros temas en las lecturas, el tema de la diversidad del rebaño de Cristo, pero no voy a hacer otra reflexión mas que ésta: Las diferencias que puedan existir entre nosotros (políticas, culturales o profesionales…) son riqueza, nunca adversidad

 

http://argeliodominguez.es/

 

viernes, 8 de abril de 2016

HOMILIA DOMINGO 3 DE PASCUA. C

Solo la presencia de Jesús da sentido a nuestra vida. La ausencia de Jesús nos deja sumidos en la noche. Por eso, cuánto bien nos hacen los que lo reconocen con pasión, los que lo han descubierto. Nos llenan de alegría.

La pregunta que hace Jesús a Pedro ¿me quieres? ¿me quieres?. No es tanto para que responda, sino para que no se olvide de lo que vale vivir con amor. No da a nadie por perdido, ni siquiera al que le negó.

Afortunadamente, gracias a Jesús, los pecadores podemos volver a sentir el afecto de Dios. Cómo Dios nos apacienta.

Apacentar es llevar en los labios un relato de salvación, es tener como meta la compasión. Apacentar es escuchar el latido de otros corazones, especialmente de los que están mal. Apacentar es sanar las heridas, cualesquiera que sean, con la misericordia de Dios.

Apacentar es sembrar calor en caminos rotos, y belleza en vidas manchadas.

http://argeliodominguez.es/

 

sábado, 2 de abril de 2016

HOMILIA DOMINGO 2 DE PASCUA. C

Las llagas pueden ser curadas y el miedo puede tornarse en alegría. El Resucitado regala siempre dones, porque desde el cielo no puede venir otra cosa.

Cómo recibieron los primeros creyentes el anuncio de que existe la Resurrección. Resucitado está, pero por un lado, a Tomás le costó; a algunos lo tomaron como un delirio, y, sin embardo, los demás con una alegría valiente.

Jesucristo resucitado sigue presente en medio de nosotros y de su Iglesia. Él es, ahora, el poseedor de las llaves de la muerte.

El Viviente animó —y sigue animando— a todos los perseguidos, afligidos y desalentados de la historia.

¡Cristo vive! Déjate entusiasmar por él.

 

http://argeliodominguez.es/

martes, 22 de marzo de 2016

JUEVES SANTO 2016

Hablamos de vidas apasionantes, de relaciones apasionadas, de crímenes pasionales… Y estos días vamos a oír hablar muchas veces de la Pasión de Jesús. La contemplaremos en cuadros y pasos, la escucharemos en relatos sobrecogedores, la veremos en escenas cargadas de dramatismo: veremos una Verónica llorando, un Juan apesadumbrado, un galileo con dos palos cruzados al hombro, veremos una Magdalena arrodillada, una Madre rota de dolor, un Pedro avergonzado, un Hombre amarrado, luego clavado en una cruz… Todas ellas, escenas llenas de pasión. Porque sin pasión es difícil entender esas vidas.

Se nos ha acusado a los cristianos de que alentamos al sufrimiento, al sacrificio y a la penitencia, y que no nos gusta la alegría, ¡No!. ¡A Dios no le gusta la sangre!. ¡No! La sangre la quieren y la buscan los verdugos, nosotros ¡no!. La muerte la siembran los asesinos, nosotros ¡no!. Y si alguna vez fue así nos estábamos equivocando. La burla la hacen los espectadores, nosotros ¡no!. ¡Y Cristo, menos!. ¡Nosotros lloramos y nos compadecemos!. Por eso no se nos entiende. Porque…

En un mundo que busca el éxito fácil y visible, o la mayoría solo para imponerse o imponer sus ideas, o la dádiva como estrategia… no tiene cabida la pasión sino la ganancia y hasta la usura. En un mundo de titulares llamativos, de portadas impactantes, de méritos y medallas, de postureo y de fachada, de galardones y vitrinas, de diplomas y reconocimientos… no hay sitio para Dios. Y mientras tanto no haya sitio para Dios, el diablo y la debilidad humana hundiéndonos en un mundo de individualismo, de división y revanchismo, al que siempre encontramos justificación.

¿Donde se nos ha quedado el vivir por un ideal, el luchar por una causa, el vivir de acuerdo a la fe del Bautismo y, donde ha quedado nuestra fidelidad a unas costumbres cristianas que con tanto decoro vivieron nuestros antepasados y por las que tantos sacrificios hicieron?. Lo dicho, los espectadores sacando rédito, mientras la sociedad se va deshaciendo en pedazos, eso sí, sin que se les note mucho.

Menos mal que Jesús sigue con nosotros, acompañándonos hasta el final. Para eso nació y, apasionadamente, para eso vivió: para juntarnos. Al rebaño disperso, a la familia desunida, a los enfrentados por sus ideas… quiso reunirlos. Nació para juntarnos, vivió para juntarnos, reza para juntarnos, fue crucificado por juntarnos, y… resucitado sigue tratando de juntarnos. Aquí, allí, en la plaza, en el consistorio, en la casa y en la Misa. No ha hecho otra cosa que juntarnos. ¡Y nosotros levantando muros, rompiendo puentes, cerrando fronteras y negando acuerdos!

¡Donde estén dos o tres reunidos…! ¡Amaos como yo os he amado!

 

http://argeliodominguez.es/

viernes, 18 de marzo de 2016

HOMILIA PARA EL DOMINGO DE RAMOS

Estos días nos asomamos a la pasión, a la muerte, a la vida que se entrega, al abandono, al miedo, a la confianza… Nos asomamos a la hondura del ser humano, capaz de lo mejor y de lo peor; y a la ternura de Dios. Y ahí están también nuestros dolores y nuestras esperanzas, nuestra soledad, las gentes que nos acompañan y a quienes acompañamos… La coherencia y el desaliento, la fortaleza y la debilidad de cada ser humano. Mirados por Dios. Mirados con la compasión de Dios…

Dice el profeta Isaías: “No tenía presencia ni belleza que atrajera nuestras miradas ni aspecto que nos cautivase” (Is 53, 2). El pobre y el marginado tampoco tienen nada que atraiga.

Vamos a asistir estos días como a una escuela en donde veamos cómo el odio puede hacer mucho daño; cómo la murmuración puede destrozar una vida; cómo la apatía puede hacer sufrir; cómo la soledad puede ser fructífera; cómo el perdón puede arreglar situaciones embarazosas; cómo el amor puede desactivar conflictos; y cómo la fe puede remover dificultades. Esto y más es cada semana santa.

Vuelve a decir el profeta: “Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento” (Is 50,4).

No hay nada más engañoso que ver las cosas desde lejos, desde la distancia, desde arriba, asépticamente. Pero Jesús se agacha, para llegar allá abajo, adonde están quienes no tienen quién les alce. Jesús ve con los ojos húmedos de quien llora los llantos y las penurias de este mundo.

Y cuando vemos como Jesús podemos ver un mundo sanado, aunque a veces no lo parezca. Porque su caricia sana las heridas. Y el mal no vence.

No mires el mundo desde la sombra o la queja. No lo mires desde el lamento o desde la rendición. Míralo buscando en él los destellos de Dios, los milagros cotidianos, las pequeñas o grandes victorias del amor, de la Vida. Míralo como miró Jesús a la adúltera, a Zaqueo o al buen ladrón.

 

http://argeliodominguez.es/

 

martes, 8 de marzo de 2016

HOMILIA DEL DOMINGO 5 DE CUARESMA. C

DOMINGO 5 DE CUARESMA. C
El peso de un objeto no lo determina solamente el peso en sí mismo sino durante cuánto tiempo lo sostengo. Lo mismo pasa con las preocupaciones, los pecados, la tristeza, la pereza, la ira o la soberbia… Cuanto más tiempo las cargas más insoportable se hacen y más paraliza la virtud.
Esto tiene una explicación significativa en las lecturas de hoy, entre otras muchas cosas porque el Evangelio nos habla de piedras, de pesos y de conciencia.
Aquellas piedras, en las manos acusadoras de aquellos hombres, apenas les pesaban en el momento de la acusación, pero a medida que transcurría el tiempo y después de las palabras de Cristo las tuvieron que soltar porque empezaban a dolerle, y quizá no en las manos sino en la conciencia, que es donde más duelen las cosas.
Y lo mismo en la conciencia de aquella mujer que el mismo Cristo tuvo que descargarla de tanto peso: “En adelante no peques mas”.


miércoles, 2 de marzo de 2016

Homilia para el Domingo 4º de Cuaresma

Cuando aquél hijo venía con su discurso preparado: "Padre, pequé... ya no merezco ser llamado hijo tuyo…" el Padre lo abraza.

Dios no sólo perdona, sino que incluso olvida que ha perdonado.

Parecida fue en aquella otra parábola que contaba la oveja que se le perdió a aquél pastor. Y es que cuando se trata de salvar una oveja, dialogar con una samaritana deshonesta, interponerse entre una adúltera y sus acusadores, o comer con el defraudador Zaqueo, a Jesús no le da reparo, ni le desanima el riesgo.

De verdad, no creo que se comporte de otra manera con nosotros.

Solo el Amor es capaz de hacer cosas así. Cuando medito sobre este amor me lleno siempre de paz. ¡Cuánto tenemos que aprender! (o por lo menos, yo).

 

http://argeliodominguez.es/

jueves, 25 de febrero de 2016

¡Qué oportuna es la Cuaresma!

La parábola de la higuera que no daba fruto, nos representa, y ¡bien!. No estamos dando el fruto que Dios espera de nosotros. Y no será porque no nos lo ha dicho y repetido mil y una veces. «Ya ves, tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro».

Por eso es tan oportuna la Cuaresma. El amo de la higuera es Dios mismo, que año tras año viene a buscar el fruto. Y volverá a venir. Y volverá a esperar, porque nuestro Dios es un Dios paciente, que espera y vuelve a esperar y volverá a esperar hasta que demos fruto. ¿Será esta Cuaresma? ¿Será la del próximo año?

Tenemos la suerte de pensar que la paciencia de Dios nunca se acabará, pero nuestra vida no dura siempre. Por eso, que sea en esta Cuaresma.

 

Creo en Dios y en la palabra. No hay forma humana mejor de comunicarse.

http://argeliodominguez.es/

 

jueves, 18 de febrero de 2016

HOMILIA DEL 2º DOMINGO DE CUARESMA.C

DOMINGO 2 DE CUARESMA. C

El ritmo, la prisa, las programaciones, el trabajo, la comida, la compra, la casa, los chicos… (lo habrás notado), te están sometiendo, seguro, a una permanente lucha y… te resientes, te abrumas y te estresas. ¡Te sientes tan imprescindible!.

Tú sabes que una de las fuentes de mayor agobio es querer hacer muchas cosas a la vez.

Fíjate bien en lo que te voy a decir: cabe la posibilidad que, por nerviosismo, estropees, incluso, hasta lo que has hecho bien.

Así que, acuérdate, a ti te toca sembrar, y que es Dios el que da el crecimiento. No lo olvides.

Siéntete un privilegiado de poder trabajar, y de poder hacer las cosas, pero el Señor te invita a detenerte al menos un poquito con Él. Él te ofrece un descanso, un Tabor, que te serenará.

Hazme caso y busca un rato para descansar con el Señor donde puedas saborear la alegría “¡de ser su hijo amado, su preferido!”.

 

Argelio Domínguez

Creo en Dios y en la palabra. No hay forma humana mejor de comunicarse.

http://argeliodominguez.es/

martes, 9 de febrero de 2016

HOMILIA DOMINGO 1º DE CUARESMA. C

DOMINGO 1 DE CUARESMA C

Si el Miércoles de Ceniza escuchábamos la invitación a la conversión del corazón para rehacer nuestras relaciones con los demás, con Dios y con nosotros mismos, hoy somos exhortados a no caer en la tentación, tal como rezamos en el padrenuestro.

En la segunda parte del padrenuestro pedimos a Dios lo que cualquier padre o madre nunca negará a sus hijos: el pan, el perdón y el amparo ante la tentación y el mal. Y es verdad, un buen padre y una buena madre advierten a los hijos ante los peligros que les puede presentar la vida.

Nuestro Padre-Dios bueno nos advierte, al empezar la Cuaresma, para que no nos descuidemos. Que las tentaciones siempre están vigentes: la preocupación excesiva por los bienes materiales, la preocupación del poder y el dominio sobre los demás y la preocupación por los honores. Si nos descuidamos seguiremos cayendo en esas tentaciones. Y el Padre bueno nos advierte: ¡ten cuidado!

Antes de participar en la Eucaristía, ponemos el acento en estas palabras del Padrenuestro: «...no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal».

 

Argelio Domínguez

Creo en Dios y en la palabra. No hay forma humana mejor de comunicarse.

HOMILIA MIÉRCOLES DE CENIZA. C

MIERCOLES DE CENIZA C

Cuentan que un hombre quería saber qué debía hacer para encontrar a Dios y llenarse de Él.

Y preguntó a un hombre sabio y santo que para responderle le llevó a la montaña, y no le dejó beber agua en dos días.

Luego le llevó a un naciente en el suelo donde nacía el río que abastecía de agua a todo el pueblo.

El sabio le dijo: "Sabes, por tu propia experiencia, que no podemos sobrevivir sin beber agua ¿Cómo tomarías de esta agua en este momento?"

El hombre se arrodilló y bajando su cabeza bebió del agua que brotaba del suelo.

El hombre sabio le dijo: "Es eso exactamente lo que debes hacer para encontrar a Dios y saciarte de Él: Dejar de lado tu suficiencia, reconocer tu necesidad de agua, o sea, Dios, arrodillarte e incluso doblegarte hasta llegar al suelo.

Es la única forma de beber el agua que te salvaría, por lo tanto para salvar tu alma debes reconocer que sin Dios no tienes salvación y ser humilde. Tu recompensa será poder beber del agua que salvará tu vida."

Y la Cuaresma es precisamente eso.

 

Argelio Domínguez

Creo en Dios y en la palabra. No hay forma humana mejor de comunicarse.

http://argeliodominguez.es/

martes, 2 de febrero de 2016

HOMILIA PARA DOMINGO 5 DEL TIEMPO ORDINARIO - C

DOMINGO 5 DEL TIEMPO ORDINARIO - C

Este relato de la pesca inesperada y milagrosa en el lago ha sido escrito para infundir aliento a la Iglesia cuando experimenta que todos sus esfuerzos por comunicar su mensaje fracasan. Lo que se nos dice es muy claro: hemos de poner nuestra esperanza en la fuerza del Evangelio.

Jesús está a orillas del lago, y "la gente se va agolpando a su alrededor para oír la Palabra de Dios". No por curiosidad. No para ver milagros. Solo quieren escuchar de Jesús la Palabra de Dios.

Los sacerdotes y los cristianos en general, venimos experimentando que nuestra capacidad para transmitir la fe a las nuevas generaciones es cada vez menor. ¡Y no han faltado esfuerzos e iniciativas!.

Pero, yo creo que, ha llegado el momento de recordar que en el Evangelio de Jesús hay una fuerza de atracción que no hay en nosotros.

Lo más importante en estos momentos críticos es la vida y la persona de Jesús. Lo decisivo es que la gente entre en contacto con él.

La fe cristiana solo se despierta cuando las personas descubren el fuego de Jesús. Yo puedo invitarte, explicarte, argumentarle, aconsejarte… pero eres tú y solamente tú quien toma la decisión de seguirlo o no.

Así que, ánimo, Él te espera para hablar contigo.

 

jueves, 11 de septiembre de 2014

viernes, 31 de enero de 2014

martes, 10 de diciembre de 2013

Calendario Litúrgico Pastoral 2013-2014

Calendario Litúrgico Pastoral 2013-2014

Este Calendario Litúrgico Pastoral ha sido elaborado por el Secretariado de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española de acuerdo con el Calendarium Romanum, las Normas Universales sobre el Año litúrgico y sobre el Calendario, y el Calendario Propio de España.

  • INTRODUCCIÓN
    — Presentación
    — El Año Litúrgico y el Calendario
    — Libros que se utilizan durante este año
    — Tabla de los días litúrgicos
    — Misas rituales, por diversas necesidades y votivas
    — Misas de difuntos
    — Calendario de Jornadas y Colectas en España
    — Días de penitencia
    — Signos, siglas y abreviaturas utilizados
    — Celebraciones movibles año 2013-2014
    — Fiestas de precepto en España
  • CALENDARIO 2013-2014
    — Tiempo de Adviento 2013
    — Tiempo de Navidad
    — Tiempo Ordinario (1.ª parte)
    — Tiempo de Cuaresma
    — Semana Santa y Triduo Pascual
    — Tiempo Pascual
    — Tiempo Ordinario (2.ª parte)
  • CALENDARIO 2014-2015
    — Tiempo de Adviento 2014
    — Tiempo de Navidad
  • APENDICE
    — Anuncio del Nacimiento del Señor
    — Anuncio de las celebraciones movibles

Fichero del Calendario [tamaño: 4,41 Mb]

 

martes, 29 de marzo de 2011

Se acerca la primera luna llena de primavera: la Pascua

Estos carteles que te han sido enviados los puedes utilizar libremente en tus parroquias. Pulsa sobre ellos y amplíalos a su tamaño original.

 

martes, 6 de abril de 2010

Feliz Pascua

Feliz Pascua de Resurrección

 
 
 
De Argelio, sacerdote
 
 

domingo, 10 de enero de 2010

Los Silos ha mejorado su pagina parroquial y la Caleta ya tiene la suya

La Parroquia Ntra. Sra. de la Luz ha mejorado la presentación y el contenido
de su página web y sus servicios. Esperamos que te sirvan. Contiene
muchísimos materiales aprovechables para la pastoral. Gracias por la
acogida.

También te presentamos la página que la parroquia de San Andrés Apóstol de
la Caleta de Interián ha preparado, como un servicio de información y de
ayuda. Gracias también por la acogida.

jueves, 31 de diciembre de 2009

de Argelio

Feliz Año Nuevo y doy gracias contigo al Señor.
 
Gracias Señor, por el año que termina. Porque en Tu Misericordia me diste pan, trabajo, vida y amor. Gracias por los momentos de toda clase que me permitiste vivir, porque a través de ellos me hiciste recordar que sin Ti, nada soy.
 
Gracias Señor, por mi familia, amigos y compañeros. Perdona mi egoísmo, hipocresía y desamor que tuve con aquellos a quienes causé dolor. Dame tu gracia para vivir mejor los días que me concedas del año nuevo.
 
Gracias Señor, por todo lo que en este año me diste. Gracias por lo que me prestaste y luego me pediste.
Gracias Señor por haberme conservado la vida, por haberme dado techo, abrigo y sustento. Gracias por tu presencia.
 
Argelio

lunes, 9 de noviembre de 2009

CELEBRACION DEL ADVIENTO

 

 

Ambientación
Se coloca en el centro de la sala una cuna y 4 velas encendidas
Una planta

Una niña puede vestirse de Virgen y un niño de S José
Monición.
Dar la bienvenida a los niños y a las familias, decidles la alegría de juntarse para intensificar la preparación a la gran fiesta de la Navidad.

Canto: VAMOS A PREPARAR EL CAMINO DEL SEÑOR

Los niños se dividen en 3 grupos y se colocan de pié, todos de espaldas formando un gran círculo. Quieren representar que han dado la espalda a Dios, cerrándole las puertas

·  María y José llegan entran y se ponen en el centro del círculo, acercándose al primer grupo de niños, se oye un fuerte aldabonazo: Pan pan pan

José y María: ¿podemos entrar?
Todos: Sí, pasad (El grupo entero se da la vuelta)
Un niño: Señor, muchas veces nos encerramos en nuestro egoísmo, buscando nuestras
comodidades, cerrándote nuestros oídos, nuestras manos y nuestro corazón.Te pedimos perdón
Todos: Te pedimos perdón María les entrega una vela encendida y les dice:
Abrid vuestras manos y vuestro corazón, preparaos para recibir a Jesús
(los niños de este grupo se sientan)

·  María y José se dirigen al segundo grupo de niños: ¿podemos entrar?
Todos: Sí, pasad El grupo entero se da la vuelta
Un niño : Señor tu nos dices: “Mi Reino está cerca, está en medio de vosotros”. Gracias
por venir a vivir entre nosotros, queremos conocerte, repartir tu luz
Todos: Queremos repartir tu luz José les entrega una vela encendida y les dice:
Sed estrellas en el mundo, con vuestros amigos y en vuestras familias
(los niños de este grupo se sientan)

·  María y José se dirigen al tercer grupo de niños : ¿podemos entrar?
Todos: Sí, pasad El grupo entero se da la vuelta
Un niño: Te pedimos Señor por todos los que sufren, los que viven solos, los que no
gozan de paz y libertad . Que encuentren en ti esperanza y fortaleza para seguir
el camino de la vida. Transforma nuestro corazón, queremos ser instrumentos de
paz
Todos: Queremos ser instrumentos de paz María les entrega una vela encendida y les dice:
Compartid, sed generosos, recordad que todo lo que hacéis a unos de estos pobres y pequeños es como si lo hicierais a Jesús
(los Niños de este grupo se sientan)

Monitor:

Pregunta a los niños y a las familias en qué ocasiones de nuestra vida damos la espalda a Dios o le cerramos las puertas.

Palabra de Dios Lc 2, 1-14 Hoy os ha nacido un Salvador
Se pone una música de Navidad y entra un niño vestido de ángel llevando el Niño Jesús y se lo da a María que le colocará en la cuna

Canto de acción de gracias:
TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR DE TODO CORAZÓN.
TE DAMOS GRACIAS, SEÑOR CANTAMOS PARA TI.


Oración

Gracias Jesús por venir a vivir entre nosotros
Te hiciste niño para revelarnos la ternura de tu Padre
Te abrimos de par en par el corazón,
Trasfórmanos,
Danos tu luz, danos tu paz.

Momento de adoración en silencio con un fondo musical

Dar la posibilidad a los niños y a los padres de compartir su oración, de coger el Niño y besarle etc….

Envío
Monitor :
Nos levantamos y nos marchamos alegres siguiendo a María, a José y al Niño Dios con el deseo de vivir y celebrar estos días de fiesta siendo estrellas en la vida de cada día.
A la salida se reparten estrellas a todos

PREGONES DE ADVIENTO

 

 

 

MATERIALES PARA EL ADVIENTO

1. Pregones de Adviento

 

 

A)

¡Pregona al viento

el rumor de Dios!

¡Pregona al viento, profeta,

la cercanía de Dios...!

¿Para qué anunciar a Dios

si ya tienen su dios

y no necesitan un Dios

que destrone diosecillos?

¿Para qué hablar de Dios hoy

si se venden dioses por todos los rincones,

si de cualquier cosa

fabricamos un dios?

¿Para qué hablar de Dios?

—¡Déjame en paz! ¡No me cuentes historias!

¿Para qué hablar de Dios?

Porque hay muchos dioses

a medida de los solos gustos...

Porque hay muchos dioses

a medida de lo que el cuerpo pide...

Porque hay muchos dioses

tan pequeños como nuestros antojos...

Porque hay muchos dioses

que no dan la talla...

¡Grita! ¡Anuncia y denuncia!

¡Abrid los ojos!

¡Daos cuenta del momento presente!

Escucha las palabras de tu silencio.

Escucha las palabras de hondas

del silencio de hombres y mujeres

doloridos, silenciosos, aplastados...

Escucha lo que no quieres escuchar

porque te da miedo la verdad...

Escucha, si puedes,

el clamor prendido en la percha el aire

con gemidos de angustia,

con preguntas sin respuesta,

con palabras sin destino,

con engaños que hacen daño...

Escucha lo que no quieres escuchar...

¡¡Escúchate!!

¡Abre los ojos!

Esa pregunta es camino de novedad...

Esa mirada es camino por donde viene...

Esos ojos cansados de ver, pueden admirar...

Esa vida sin sentido, tiene tarea y quehacer...

¡Abre los ojos!

Sí, es posible algo nuevo y diferente.

Sí, es posible invocar y mirar al cielo.

Sí, es posible ver el rostro de Dios cercano.

Sí, es posible

en el momento que menos lo pienses,

al alba, en pleno día,

al caer de la tarde y en noche cerrada

escuchar y voz

y acoger su palabra.

Sí, es posible

que su luz te cubra

y lo que antes te daba tedio

se convierta que manantial de vida.

Sí, es posible

abrir los ojos y contemplar

la Luz que viene,

la Luz que está,

la Luz que te ilumina.

¡Pregona al viento

el rumor de Dios!

¡Pregona al viento, profeta,

la cercanía de Dios...!

 

 

 

 

 

 

B)

Tú que lo ves todo negro.

Tú que no sabes dónde va este mundo.

Tú que piensas que Dios nos ha dejado de la mano.

Tú que no entiendes lo que vives:

Escucha la palabra del profeta:

Dios vendrá.

No intentes saber ni el día ni la hora.

Intenta esperar.

Intenta confiar.

Intenta abrirte.

Quizás está ya...

y no te habías dado cuenta

porque vivías ensimismado...

Tú que busca otra cosa.

Tú que apuestas por lo nuevo.

Tú que miras al futuro con ilusión.

Tú que confías tanto en el otro

que te llevas muchos desengaños.

Tú que trabajas

y sueñas

y crees

que es posible otra cosa

sin saber ponerle nombre...

Escucha la palabra del profeta:

Dios está de camino.

Dios no ha olvidado su promesa.

Dios está cerca de los que lo buscan.

Dios viene por propia iniciativa.

Dios trae palabras de felicidad

que el mundo no conoce.

Dios traza sendas

donde parecía imposible caminar.

Dios te sorprenderá.

Sí, donde menos lo pienses,

de la manera que menos imaginabas.

Dios se hace camino

aunque no haya camino.

Él mismo es el camino.

Escucha la palabra del profeta

y tus ojos verán sus obras.

 

PARA SITUARNOS EN EL ADVIENTO

 

 

 

 

El inicio del Adviento ofrece muchas posibilidades pastorales y catequéticas (retiros, ratos de oración y reflexión, preparación de actos festivos, de campañas de Navidad, de visitas a necesitados, de colectas...). La solemnidad de la Inmaculada, en el corazón del Adviento, pone a María como modelo de vivencia de la espera de Jesús.

 

Adviento (cultura religiosa)

Adventus: Adviento. Llegada, venida. Tiempo de preparación de la Navidad. Inicio del llamado Año Litúrgico o Año Cristiano, es decir, la organización del año como celebración progresiva del misterio de Cristo. Forma una unidad dinámica con la Navidad y la Epifanía, celebrando así la manifestación del Señor en nuestra historia.

 

Origen del Adviento:

Se forma entre los s. IV y VI. En España tenemos noticia hacia el año 380 (Concilio de Zaragoza) de tres semanas de preparación a la Epifanía (del 17 de diciembre al 6 de enero). En Roma, las primeras noticias son del s. VI, por el papa Gregorio Magno en que se dice que ya existe el Adviento de cuatro semanas que hoy conocemos.

 

Límites del Adviento

El tiempo de Adviento comienza con las primeras vísperas del domingo que cae el 30 de noviembre o es el más próximo a este día y acaba antes de las primeras vísperas de Navidad.

 

Figuras o personajes del Adviento

Isaías, Juan Bautista y María, la Madre de Jesús. Además “todos los profetas” pues de alguna manera anunciaron al Mesías.

 

Distribución del Adviento

Hasta el día 16 de diciembre, el sentido del Adviento es más escatológico, es decir, miran hacia la última venida de Cristo al final de los tiempos. Desde el 17 de diciembre, la llamada “semana santa” de la Navidad, todo se centra en la preparación de la fiesta de Navidad.

 

Un gesto para el Adviento

Colocar una ventana entre abierta, que se vaya abriendo semana a semana. El lazo o cuerda que abre la ventana llevará una frase de la liturgia de la semana (síntesis del Evangelio). En la segunda semana puede empezar a aparecer algún elemento del portal: la paja; después, el pesebre; los animales. Finalmente, tras la ventana aparecerá el belén en la noche de Navidad.

 

La corona de Adviento

La divulgación de la corona de Adviento se la debemos a los luteranos de Alemana oriental. Tiene su origen en ritos muy antiguos paganos que se celebraban en diciembre. En el s. XVI comienza a tener un valor cristiano y a representar el Adviento. Después se propagó mucho en América del Norte. La corona es un anillo grande hecho abeto (u otro arbusto). Se colocan cuatro velas equidisantes, que representan cada una de las semanas del Adviento. Por la noche, la familia se reúne entorno a la corona y ora o lee algunos versículos de los textos bíblicos del día. Cada semana se enciende una vela (saber esperar y que se haga luz total y que todas las velas estén encendidas es una sabia pedagogía que ayuda a esperar al Mesías y a esperar la plenitud de la vida que se hace poco a poco).